La preparación de superficie es un proceso que busca generar rugosidad y limpieza en el sustrato que va a ser recubierto para garantizar una adecuada adherencia y, por tanto, protección a largo plazo. Sin una correcta ejecución de este proceso no es posible garantizar que el recubrimiento que será aplicado logre su máximo desempeño; por ello, en muchas ocasiones, el 90% del costo de mano de obra se debe a esta etapa del mantenimiento.

Este proceso puede realizarse por diferentes métodos químicos y físicos. En las superficies usualmente halladas en el mantenimiento arquitectónico, los métodos de preparación de superficie más comunes son el lijado, raspado de pintura vieja en mal estado con espátulas y cepillos, y la limpieza con agua, detergente y distintos productos químicos.

Gracias a su alta capacidad de remoción de contaminantes, permite limpiar las superficies de materiales contaminantes como suciedades, polvos, grasas, ceras y humedad, para luego efectuar correctamente la aplicación de acabados. TX40 Thinner Desengrasante de Superficies y TX46 Thinner y Desengrasante Rápido pueden ser usados para limpiar la superficie de diferentes sustratos metálicos. El TX46 está formulado con solventes que permiten una evaporación más rápida.